martes, 30 de diciembre de 2008

Feliz 2009!!!

Espero que la dignidad,
brote algún día en el corazón
de todos los seres humanos.
Que la justicia,
mantenga el equilibrio
de unas sabias balanzas.
Que los gobiernos
necesiten personas y no balas
para fortalecer y enriquecer un país
Que los niños que nazcan
tenga el derecho de crecer,
en paz , de vivir en paz,
y de hacerse personas antes que gobernantes.
Que los hombres y las mujeres
comprendan, que la felicidad
se esconde en nuestra mente,
y que la razón nos hace libres.
Que la pobreza cada día sea a menos
Que se modifique en ecológico
todo lo catastrófico.
Que la educación y la cultura
sirva para unir a las poblaciones.
“La respuesta está como dice Bob Dylan
en el viento”.

lyria

FeLiZ AñOoOoOoOoOoOoOoOoO ...2009!!!


Y mucha felicidad, prosperidad y paz.





Brindemos tambien por el amor la amistad y el cariño, que nos mantenga unidos un año más. Confetis, cava y rock and roll.
Muchos besossssss


La Tribu

viernes, 26 de diciembre de 2008

Un sueño de henna

La India envuelve de magia y sutileza cada lugar que descubres, debes ir dispuesto a encontrar en cada rincón un aroma diferente, con los ojos abiertos y el alma en calma. Al igual que los sutiles olores y su cálida apariencia de ciudad lenta, todo parece eterno entre los contrastes del ámbar, y los perfumes del incienso.

Llegamos por la tarde al hotel, y mi habitación la 207, era pequeña, con un minúsculo aseo antiguo y escasos muebles.
Eso si, la vista era impresionante, tejados calidamente iluminados, y un cielo que iba oscureciendo, lleno de los intensos reflejos del anochecer. Encontré mucha belleza entre la luz de la ciudad y la luz que se apagaba lentamente en el cielo.

Recordaba ese paisaje que aparece en los cuentos, donde cualquier alfombra te puede transportar al mundo de tus sueños. A lo lejos las montañas estaban cubiertas de nieve y al frente, uno de sus numerosos templos, por donde aparecía la luna en su cuarto menguante.

Después de ducharme y frente a aquel espejo, que estaba desconchado y viejo, me secaba el pelo, comprobé que había un peine recostado en el mármol que ornamentaba el lavabo, y con sorpresa y un poko de grima
que tenia unos largos cabellos negros enredados entre la púas.

lo cogí y lo puse arriba del armario.

La noche por aquellas calles de la india era bellísima, íbamos un grupo de 15 personas, que después de cenar nos encaminamos a la zona más antigua, donde las piedras nos hablaban de tanta lucha del pueblo hindú por salir de su miseria y tanta y tanta cultura encerrada en unos majestuosos templos que se caían por falta de unos recursos económicos que nadie estaba dispuesto a levantar de nuevo.

A veces dolía incluso sacar fotografias, y esos niños en las calles que pierden la oportunidad de crecer libres y felices entre sueños y juegos, porque la realidad solo les ofrece miseria y a veces soledad y esfuerzo, mucho esfuerzo, pero ahí estábamos sacábamos fotografías y nos dejábamos llevar por el propio encanto de sus gentes y los lugares de la noche.


No se en que determinado momento se me cruzo un chaval de unos 20 años, con los trazos indios de un galán de las mil y una noche, que se acerco y con mucha educación y titubeando mi idioma, me dio a entender que esa nota que me daba la debía poner sobre la silla de la habitación 207.

Cierto que recuerdo esa noche un poco confusa, pues eran muchas emociones juntas, y estaba muy cansada del viaje, pero salíamos al día siguiente para hacer de nuevo rutas un autobús nos esperaría temprano, así que no encontré nada extraño como si fuese algo normal que alguien te de una nota a las 1 de la madrugada, y adivine que estas en la habitación 207.

Cuando llegue saqué la máquina de fotos del bolso, pues quería fotografiar la preciosa vista desde mi habitación, algo se cayó al suelo, era la notita que me diera el chico hindú, asi que sonriendo la puse encima de la silla, imaginando que era de un enamorado para su chica, alguna joven guapa que trabajaría posiblemente en el hotel.

Me acosté enseguida estaba muy cansada, y me quede dormida.

Tuve un extraño sueño, soñé que una india de rasgos bellísimos y pelo largo y negro intenso, me preguntaba por un peine, mientras que casi sollozando me decía que por mi culpa se iba a quedar sin salir aquella noche con su amado, y sería la primera vez después de 300 años, en que cada noche antes de rayar el alba, se encontraban para amarse un día más.

-Dónde has dejado el peine... dónde has dejado el peine…?¿


-Arriba del armario…

Note que me salían aquellas palabras mientras intentaba despertar de aquel sueño. Estaba tan cansada!!... miré el reloj... eran las seis de la mañana, y me dormí otra vez.

A las 7 y media, ya llegaba tarde al desayuno, así que recogí todo, y revisando por si me dejaba algo en algún lado comprobé con un escalofrío que el peine con largos cabellos entre sus púas...y un poco de hena estaba sobre el lavabo.
Salí corriendo porque además al coger el bolso de la silla, la notita del hindú tampoco estaba.

Quise no pensar en el incidente, y actué normal en todo momento, si no fuese porque en la ruta turística el guía nos comentó que el hotel en donde habíamos pasado la noche, pertenecía a una antigua casta india, donde la hija de un poderoso maharajá se enamoro de un chico de la calle, y que al prohibirles su relación la chica se encerró para siempre en el ultimo rincón del palacio para no salir jamás. Pero según cuenta la leyenda, cada noche antes de rayar el alba, bajaba desde los altos muros…hasta los brazos de su amado.

lyria

martes, 23 de diciembre de 2008

"La casa vella"

Hace tiempo, tampoco mucho, jajjja… frecuentábamos una asociación juvenil de barrio. Imagino que muchos de vosotros también las conoceréis, pues es el equivalente a casas culturales, en barrios de la periferia de las ciudades.
La mayoría éramos estudiantes, o monitores, y trabajábamos también, que hay que ver para todo lo que daba el día.


Vivíamos cerca unos de otros, pero algunos vivían en un barrio de las afueras, un
barrio pobre, y con escasez de muchos adelantos con los que la ciudad si contaba.
Por aquel entonces un barrio de aquellas características estaba marginado y alejado de cualquier vestigio cultural, así que decidimos que necesitábamos un local para nuestro punto de encuentro.


Encontramos ayuda por parte de familias que veían la desmotivación de sus hijos por cualquier tema y empezaban a dejar de asistir a sus clases y a encarrilarse en las filas de la delincuencia.
Sus padres nos apoyaron en todo momento y así fue como la asociación juvenil salio adelante, y fue la pionera en muchos kilómetros a la redonda.
Bueno, éramos pobres que le íbamos a hacer, así que para costearlo todo, hicimos mil y un proyecto.
Recuerdo que teníamos un grupo de música, otro de teatro, y uno de lectura, escritura y cine, en fin, que aquella antigua casa que nos alquilaron a bajo precio, (jajjja tampoco estaba en muy buenas condiciones) se convirtió en el palacio de la cultura. (“la casa vella”, como la llamábamos entre nosotros)


Unas navidades decidimos engalanar la casa de navidad, pero teníamos poco dinero y la casa era enorme, así que, compramos papeles de colores, purpurina dorada y recogimos hierbas y ramas… quedo genial!!
Ramas de verde con bordes perfilados de dorado, papeles con diferentes formas colgados por las paredes, y varias guirnaldas cruzando de pared a pared, pusimos globos, y la verdad que quedo muy original también nos disfrazamos y nos pintamos, y abrimos un pequeño bar para recaudar dinero, lo cierto que era entrañable, ver a los padres bailando al son de aquella antigua balada en el viejo tocadiscos, también la sorpresa de que aquello se empezó a llenar de gente que no conocíamos, y al final se nos acabaron las consumiciones, y la gente iba a su casa a traer lo que fuera.


Era un fin de año diferente, porque estábamos todos juntos, mayores, jóvenes, monitores, vecinos, etc.
Las 12, las tocamos a las 12 menos 5, jajja porque allí no había tele, y los relojes marcaba cada uno una hora diferente…el tam..tam de las campanas era plam…plam..de globos, y luego descorchamos la sidra, porque era más barata que el cava.


Luego los bailes típicos de la yenka el twist el sirtaki, la conga, el tren, el chocolatero, en fin, canciones típicas, sin olvidar algunas más cañeras del momento.
Alguna que otra salida afuera a pasar frió y ver las estrellas, cuando habían pocas
farolas para todo el barrio, y la luna se reflejaba todavía en el río.

La noche se alargaba, y se bailaba y se acaramelaban las parejitas de adolescente, también los típicos celitos de no me quites a mi nena, el rato confesionario de uno que tenia problemas en casa o con su pareja, y la declaración de principios del matón del grupo, jajjaa diciendo que el era malo, porque era malo, sin olvidar como intentaban meterse mano con la excusa del baile o lo dulce que se volvían lanzándose besos de mariposas cuando nadie les veía.(Como iban las hormonas colegas!!)


A las 2 de la madrugada, escuchamos que se paran unas motos en la puerta y era la poli, jajjjaa alguien de algún partido cuyo nombre no quiero recordar ni hacerle publicidad no se que clases de ilegalidades les contó que haciamos, no quiero ni imaginar la cara de kablón que tendría el susodicho, pero en fin, que la poli, comprendió que era un malentendido, y pidiéndonos disculpas se largaron.
Después quedamos solo el grupo de amigos de la “casa vella”, y fue todo más relajado, la chimenea seguía ardiendo, y nos pusimos a bailar lento con nuestros chicos, que eran los más maravillosos del mundo.


De madrugada casi amaneciendo aun quedaban fuerzas de cantar acompañados por lo suaves acordes de una guitarra, sentados, en semicírculo, mientras ya la el fuego iba lento apagándose, y nosotros íbamos recogiendo un poco aquello para salir a tomar un chocolate calentito y irnos un rato a casa a descansar.

Queda muy lejano, pero siempre recuerdo con mucho cariño ese fin de año, no es que parecía que nos queríamos comer el mundo, es que nos lo comimos, eso si, con doce sorbos de sidra, que al final las uvas no aparecieron por ninguna parte.

“La casa vella” ahora es un local de ensayo, (según tengo entendido)
Pienso que la cultura si abre las puertas de la vida y del corazón de las personas.

lyria











sábado, 20 de diciembre de 2008

Luna de Saturno

Cuentan que desde hace muchísimos años, una luna aparece reflejada en el mar de Arkan los habitantes la descubren en la noche de San Juan al hacer sus hogueras, y quemar sus ramas, mientras todos se felicitan por la entrada del verano, y echan al agua de la amplia playa las cenizas de sus deseos.

Dicen los más viejos, que ya sus abuelos les contaban, que sus tatarabuelos les narraban una historia que pasa de generación en generación. En la noche mágica del 24 de Junio, se sentaban alrededor del fuego
, cuando los hogares eran tan pobres que no tenían coches, ni televisión, ni móviles, y mucho menos ordenador, pero tan ricos que se tenían a ellos mismos, sin prisas, ni relojes, donde el sol era el gran guardián de los días y la luna la reina de la noche.
También tenían la pureza del manantial del que bebían, sin embotellar, y unos cultivos, vigorosos y sin adulterar, la compañía de los animales, más que compañías eléctricas y la frescura de sus bailes en las noches de verano, más divertida que cualquier discoteca, y sus juegos y sus relatos en las frías noches del invierno, cuando tenían la imaginación de todo lo que aún no estaba escrito.

Se contaban narraciones y leyendas, que nadie sabia si podían o no ser ciertas, la que más les gustaba era la que hablaba de lo que os contaré a continuación.

Habían pasado muchas lunas desde su nacimiento, y la bella Erna, se había transformado en una brujita guapa
y muy hábil con su escoba.




El secreto de tan habilidoso don, se lo debía a su abuela, la bruja más viajera y aventurera que ella había conocido jamás y la que le enseño todos los secretos de embrujos, de conjuros, y de pócimas que uno pueda imaginarse, además de obligada habilidad y magia para manejar la escoba, como si formara parte de su cuerpo que crecía con los años, al mismo tiempo que le crecía la conciencia y las ganas de viajar por el espacio para descubrir nuevos mundos.

Así ocurrió que una noche traspaso los límites sin darse cuenta, y cuando quiso regresar una fuerza desconocida había tomado dominio de la velocidad de la escoba, atravesando miles de espacios siderales a una velocidad de vértigo. Se asusto muchísimo e intento girar, pero era imposible, notaba que el universo cada vez se iluminaba más y más en rayos de colores vibrantes que daban al entorno, una atmósfera de fantasía que jamás había conocido. finalmente la escoba se detuvo, y ella puso los pies en un espacio que notaba más ingrávido de lo normal, si bien no flotaba, notaba que sus pies apenas rozaban el suelo, y que su cuerpo estaba ágil como la pluma de un ave.


A lo lejos le pareció ver la figura esbelta de su abuela; con el pelo azul y aquella maravillosa sonrisa.
Erna se extraño, pero se le acerco llena de alegría, al tiempo que mientras se abrazaban, le dijo bajito…

- Ya sabía yo que era cosa de brujas
- Si Erna quería traerte aquí, pues has de saber que esta levedad que casi te hace flotar es en realidad
parte de la materia de la que estamos hechas.

Se sentaron en un montículo de algo parecido a tierra, pero con la suavidad de una nube, y allí las dos…vieron la más bella lluvia de estrellas que uno puede imaginarse.

-Erna… dijo al rato su abuela, sabes que eres bruja, y que las ventajas a veces son limitaciones. Veo que los chicos de tu edad no te saben cortejar, y eso me apena, porque se que eres demasiado exigente, y a la vez demasiado complaciente, ya que si te salen rivales siempre se los cedes gustosa para que sean ellas las que acaben bailando con esos chicos. Esa falta de lucha me preocupa…

Erna, miro a su abuela, y apoyandose en su regazo y con la voz de quién sabe que los sueños son dificiles de conseguir le respondió:
-Creo en el amor, abuela, el amor es amor, y no lucha, nunca...nunca, entorpeceré el camino de quien no sepa verme con los ojos del alma y los sentidos, con la sensualidad de la belleza, con la dualidad del espíritu y el placer y con el deseo de quien bebe del manatial de los labios de su amado, lo has dicho, soy exigente, y no complaciente, todo aquel que se deja llevar por otros brazos, no necesita que yo le ofrezca los míos.

Erna vio como su abuela le daba vuelta a su extraño anillo y una seria de imágenes cruzaron por el espacio, como si las viese a través de un espejo.

Aquellas imágenes, le sobresaltaron, pues vio unos ojos que nunca había visto y una sonrisa que le rozo el alma.

Abuela, que chico más agradable, quien es?
Su abuela sonrió, al tiempo que le dijo:
- Es tu idea del amor.

Con el tiempo Erna reconoció el amor, en unos ojos que supieron hablarle, y una sonrisa que le beso el corazón, pero el precio de ese amor era muy alto, como todo lo que vale un esfuerzo, porque solo podían verse una única noche al año, por eso sería la noche más larga.
Desde ese día y una vez al año siempre estuvieron juntos, pues se entregaron a la amistad, al amor, a la pasión, y cada noche de San Juan volaban a su luna, donde hacían el amor abrazados por las estrellas.
A veces uno debe llegar más lejos, para reconocer donde pone sus propios límites, solo por eso vale la pena arriesgarse en el tiempo y el espacio.
Es una triste historia, como muchas historias, en las que se abandonan a las personas que quieres y creas distancias que puedes ver muy pocas veces, nadie dijo que la felicidad sería eterna, y menos que la vida fuera fácil.
Muchas noches volaban juntos por el espacio, pues todos sabemos que las brujos viven muchos años y se sentaban a ver las puestas de sol o ver salir, la multitud de lunas,

…Y dicen que todas las noches de San Juan en el mar de Arkan, una luna aparece rallando el horizonte, es la luna de saturno y si observas se ven dos siluetas
que después de abrazarse
echan a volar juntos con una viajera escoba que siempre les acompaña.
lyria

jueves, 18 de diciembre de 2008

Biografia de Loreena Mckennitt

Biografía de Loreena McKennitt
No puedo dejar de recomendar esta artista. Música de altísima calidad, de corte folklórico-místico con la profundidad de quien para elaborar un disco realiza primero grandes viajes y lee viejos libros de historia. Es música tradicional, celta, con toques africanos, con toques españoles, y en general, mística y mágica, trabajadísima. Mayoritariamente cantada por la elegante voz de Loreena, las composiciones evolucionan de unos temas donde melódicamente la voz predomina siendo el núcleo melódico, hasta los últimos discos donde dicha voz se combina más acentuadamente con los instrumentos. Las letras son poesía y fruto de largas investigaciones y documentaciones, todo lo lejos posible de esas producciones ultracomerciales de corte celta-oriental-relajación que acaban devaluando los estilos originales. Actualmente Loreena lleva un tiempo preparando su último trabajo. Para comenzar a escucharla recomiendo su último disco, "Live in Paris and Toronto", que incluye sus actuaciones en esas dos ciudades, interpretando sus mejores temas con unas versiones geniales.
Biografía:
McKennitt nació y creció en Morden, Manitoba, una población en medio de las praderas canadienses cuyos habitantes eran irlandeses, escoceses, alemanes e islandeses. Se podría
decir que fue aquí; donde se sintió expuesta por primera vez a las influencias multiculturales. Loreena, la más vigorosa bailarina de la danza Highland, fue criada por su madre, enfermera, y su padre, ganadero.
"Era una comunidad muy humilde. La gente era inmigrante. La supervivencia era el tema del día y, en muchos sentidos, el acceso a la cultura era bastante limitado. Aunque la mayoría de antepasados de mi familia eran irlandeses, lo cierto es que en mi infancia no hubo mucho 'Celta', ni en la música ni en los cuentos". Después de pasar la adolescencia en Morden, McKennitt soñaba con conocer un mundo más amplio. Conoció el boom de la música folk celta en un club folk de Winnipeg.
"El primer paso fue la música celta. Su sonido me atraía de forma casi instintiva, y se convirtió en el vehículo para conocer la historia de una manera que jamás había soñado", recuerda.
En la más cosmopolita Winnipeg empezó a estudiar veterinaria, antes de decidirse finalmente por mudarse a Stratford (Ontario).Allí fue donde empezaron a apreciar su talento como compositora e intérprete, más precisamente en la vibrante escena cultural creada alrededor del prestigioso Shakespearean Festival . McKennitt sigue viviendo en esa ciudad, en una granja rural.
Enamorada ya de la poesía de Yeats y de la música del arpista bretón Alain Stivell, de Planxty y la Bothy Band, McKennitt descubrió el liricismo de la música folk irlandesa. Cuando hizo su primer viaje a Irlanda en 1982, encontró un liricismo parecido en el paisaje de esa tierra y en el espíritu de su gente.
De regreso a casa, puso todo su fervor celta en una interpretación de "The Stolen Child" de Yeats. Inspirada por un libro titulado "Cómo hacer y vender tus propios discos" de Diane Sward Rapaport, en 1985 creó su propia compañía discográfica, Quinlan Road, y grabó "Elemental", una cassette de nueve canciones. Hizo copias y empezó vendiéndolas en su coche, encontrándose con el público en el nivel más inmediato, casi como un feriante.
A medida que la lista de clientes de McKennitt crecía, el boca a boca en los cafés y librerías le iba creando un gran público. Su público seguía a McKennitt en su exploración del cañón tradicional, siempre buscando la reverberación que hiciera que las antiguas melodías estuvieran en armonía con su voz. Ella está especialmente orgullosa del trabajo realizado en "Bonny Portmore" incluido en "The Visit". Esta es una oscura balada que se lamenta por la desaparición de los antiguos bosques irlandeses
de robles, adorados por los europeos pre-cristianos, y que en la actualidad tiene una relevancia muy contemporánea adhiriéndose con la lucha por la preservación de los bosques.
Después de "Elemental", McKennitt hizo su particular homenaje a los villancicos navideños con "To Drive The Cold Winter Away" (1987), y dió sus primeros pasos en el mestizaje transcultural con su siguiente trabajo, "Parallel Dreams" (1989). En esa época le encargaron que compusiera la música para la prestigiosa serie de películas "Women And Spirituality" del National Film Board de Canadá.
Uno de los momentos clave de la evolución de McKennitt tiene lugar en Venecia (Italia) en 1991, en la mayor exposición que se haya celebrado de colecciones internacionales de artefactos celtas.
"Hasta que fuí a esa exposición yo creía que los celtas eran gente que provenían de Irlanda, Escocia, Gales y Bretaña", recuerda McKennitt.
Al ver la increíble riqueza y variedad a través de los siglos del arte celta recopilado en lugares tan lejanos como Hungría, Ucrania, España y Asia Menor, recuerda, "Me sentí entusiasmada. Era como pensar que en tu familia solo existen tus padres y hermanos, y luego te das cuenta de que hay todo un pedazo de historia que es una extensión de lo que tú eres".
Esa epifanía transformó la música de McKennitt.

El sonido primitivo del tambor con el que se abría su siguiente disco "The Visit" (1992) anunciaba una nueva dirección, una dirección confirmada con las valientes y cinematográficas interpretaciones de Shakespeare y Tennyson, y con su inusual y valiente versión de la balada compuesta por Enrique VIII, "Greensleeves".
Este proceso floreció espectacularmente en "The Mask And Mirror" (1994). La nueva parada en el camino de McKennitt era Galicia, la parte celta de España y, a continuación, la España del siglo XV cuando las culturas judía, islámica y cristiana se mezclaron para formar lo que se ha llamado la Edad de Oro, una época de profunda influencia cultural sobre la evolución
de la cultura occidental.
La originalidad de la visión musical de Loreena McKennitt tiene su paragón en la independencia con la que contempla la industria discográfica. "Creo que el provenir de un entorno rural de granjeros me ha dado la capacidad de ser auto-suficiente. Te familiarizas con la resolución de problemas creativos. Si realmente deseas algo, te arremangas y te pones manos a la obra."
Cuando McKennitt decidió que era el momento adecuado para acercarse a la industria discográfica multinacional, firmó un contrato muy especial con el grupo Warner a nivel mundial. Ese es un trato que ha sido de lo más fructífero ya que sus discos se han vendido por millones en más de cuarenta países. A partir de "The Visit", Warner ha distribuido su trabajo, mientras ella sigue controlando todos los aspectos de la creación y a la promoción.
Publicado en google

miércoles, 17 de diciembre de 2008

Loreena Mckennitt Alhambra

video

Es un lugar donde la oscuridad cede a la luz, donde cada piedra ha escuchado mil y un secretos, donde la distancia se siente tan cerca. Es un lugar de infinita belleza, un sueño místico.
Recuerdo la Alhambra alzándose sobre las montañas de Sierra Nevada, rodeada por una fértil llanura. Era el lugar perfecto para construir una fortaleza y por eso el castillo se fue desarrollando y creciendo orgánicamente en la cima de su propia montaña, a través de los siglos.

Publicado en google

domingo, 14 de diciembre de 2008

el café parte2

Una sonrisa asomó a mis labios como un rictus inicial al oler el aroma de aquella agradable taza de café con una compañía que no podía retener, o tal vez sí.
Irene no decía nada, sabía que cumplía con su trabajo, la amabilidad no era impuesta, brotaba espontáneamente como su rebeldía en contra de todo aquello que tributa bajo el amparo de estrictas normas, quizá le gustaba ser amable porque merecía la pena ser lo, solamente por eso, sin más.
En algún momento desee que se sentará conmigo, sería una sensación agradable. Miré el reloj, era muy tarde, quizás terminaría y me marcharía de allí...Quizás otro día.



-Irene…


La llame por su nombre que se encontraba colocado en una pequeña placa, expuesta en un lado discreto de una fina blusa color jazmín, insinuante sobre unos pechos de contornos torneados y prietos, sin llegar a ser exultantes, guardando una perfecta consonancia con el resto de un cuerpo sinuoso y provocativo.

- tienes un acento que me gusta, ¿de qué parte del país vienes?

Irene, lo miro sonriente y soltó una carcajada.

-En serio, creí que me ibas a preguntar por mi barra de labios ya que tu vista esta fija en ellos.

Un silencio se cernió en ese instante donde él no estaba dispuesto a dar tregua a una visión acrecentada por el deseo de probar la calidez de sus labios.

Irene llevaba tiempo aparcando su pasado, no era bueno ni malo, pero la realidad le estaba ofreciendo otra forma de vida apetecible, posiblemente lo que asomaba por su piel era rigurosamente la certeza de estar haciendo lo correcto, sabía muy bien en qué mundo vivía y donde se encontraban sus limites.
La soledad era una respuesta momentánea y su escudo protector.

-Soy de unos 400 Km. hacia el este, de un pequeño valle muy cerca del mar, quizás sea ese aire marinero y su gente lo que trasmiten este acento.

Esbozó una leve sonrisa sin añoranza. No recordaba, no había nostalgia de un pasado, solo presente, era una filosofía de vida, la de guiar los pasos de su propio camino, le gustaba mirar y ama
r lo que nadie veía, o no quería ver, lo que no tenía cabida social, aquello que solo unos cuantos podían descubrir a diario.
Tenía frente a ella un personaje peculiar, el tampoco era de este lugar, se notaba, y se moría en ganas de preguntar de donde venia, que hacía, y donde iba, pero….
Acaso era necesario preguntar, y en caso de ser lo ¿porque?, que objetivo había en ello, un día decidió que lo importante era no preguntar nada… escucharía con el oído del alma las respuestas que solo ella podía entender. Lo importante, no era ser como los demás querían, sino, avanzar en el paso de ser una misma, y solo había una forma de conseguirlo, seguir latiendo dentro y fuera de ella.
Se dio la vuelta; como comprendiendo que sus preguntas hacia el debían esperar; se alejaba paso a paso, de repente, y sin saber por qué se paralizó, un escalofrío transformado en miedo recorrió todo su cuerpo, por primera vez tenía que preguntar y esperar unas respuestas que verdaderamente le importaban, tenía miedo de no saber de él de no volver a verlo la sola idea la aterraba y la confundía por suponer sentimientos que creía ya olvidados.

-Por cierto, ¿Cómo te llamas?
Pregunto girando su cuerpo, y levantando su voz para asegurarse ser escuchada.
-¿Quieres un nombre? En realidad solo es eso un nombre, digamos que me llamo Daniel, como Daniel el travieso, o si lo prefieres Daniel, Daniel Bond, jajaja.
Irene pensó si realmente Daniel seria su nombre o seria un toque más de misterio, de ocultación ante ella.
-Se me olvido advertirte, que soy bastante indiscreta, espero que no te moleste.
Jamás lo había sido, y mucho menos con desconocidos, ¿qué le estaba pasando?
-No te preocupes me debes una, además también me gusta pecar de indiscreto, volvió a reír.
Pensó que era demasiado tarde para ponerse serios, no quería una conversación típica de presentación banal y mucho menos precipitarse en dar una imagen, tenía fama de frió y calculador, no se dejaría llevar por una situación irreal y momentánea.
Irene recuperando sus pasos continúo hacia la barra sonriente, empezando a recoger algunas tazas y vasos, mientras sus compañeros iban subiendo sillas y banquetas en la barra y mesas para dar por concluida una noche de trabajo agotador.
Daniel Lear acababa de llegar de Francia y no tenía demasiado tiempo, solo el justo para llevar a cabo sus propósitos de adquirir una obra de arte encargada por un coleccionista y
buscar a una restauradora de arte cuyas señas se limitaban a su último lugar de trabajo de, una pequeña ermita de tiempos inmemorables cuyo servicio en el presente era dar cobijo a los pelegrinos del camino de Santiago.
No compartía ritos religiosos ni creencias, es mas no podía entenderlos pero su vida estaba ligada a ella, a sus templos o iglesias, a sus reliquias pero su fin era diferente no buscaba un perdón, ni mucho menos ser un buen cristiano.
No tenía un paradero fijo, había aprendido a vivir nómada y le gustaba. Su madre y sus hermanos le esperaban, algún día regresaría, pero todavía no era el momento, quizás les dedicara una visita, pero nada más.
-Daniel...
Escuchar su nombre le produjo una agradable sensación, cuánto tiempo hacia que no le llamaban así..., no recordaba, en el trabajo siempre era Lear, o Señor Lear cuando negociaba con sus clientes, pero esa proximidad, le gusto…

Colaboran lyria y
lineametro@gmail.com

sábado, 13 de diciembre de 2008

Me agraden els matins, per avançar-me al dia.

Les seves paraules no m´ajudaven.
Cada cop en sentia més i més marejada.
Necessitava aire,tranquil.litat,
alguna cosa que em permetés no pensar
mentre el tenia tan a prop.
Semblava que només existíem nosaltres dos
i la boira que ens envoltava…
Vaig deixar anar un sospir ,
vaig recolzar el cap sobre el seu muscle.
Vaig assentir mentre em desenredava el garbuix de cabells.
El pols et va a cent per hora- va dir, fluixet ,
metres estudiava la megua cara amb intensitat
i em vaig torna a posar nerviosa,
però, aquest cop, d´una manera molt diferent.


Traducción al castellano

Sus palabras no me ayudaban en nada.
cada vez me sentía mas y mas mareada.
necesitaba aire, tranquilidad,
alguna cosa que me permitiera no pensar
mientras lo tenia tan cerca.
Parece que solo existimos nosotros dos
y la niebla que nos envolvía...
deje salir un suspiro,y puse mi cabeza sobre su hombro.
consenti mientras me desenredava la coleta de pelo.
-el pulso te va a cien por hora- dijo, suavemente, mientras estudiaba mi cara con intensidad y
me volví a poner nerviosa, pero esta vez, de una manera muy diferente.

Mis raíces me llaman saludos de un humilde cuentacuentos.

jueves, 11 de diciembre de 2008

"El café"


Todo aconteció en una fría noche de otoño, bajo la atenta mirada de su luna llena…
Batían en ella campanas de media noche, componiendo un fragmento de gélidas notas para una ciudad de calles vacías, los árboles agitaban sus ramas escarchadas, aportando un sonido fraterno con los repliques de metal, donde todo el mundo componía un lento amanecer de horas vacías facilitadas por un viejo reloj de torre. Tenía frió aquella noche de otoño... como lo tienen las montañas vestidas en manto blanco moteado de rayos de luna, que rodean un pueblo sumido en destellos, con su valle sirviente de paso a una lengua azul de agua brava afín a un camino desgastado por el devenir del tiempo.
Andaba desorientado, pensativo, ensimismado en mi mundo, cuando al torcer aquella esquina vi una puerta lejana que llamo mi atención al no guardar su marco una simetría íntima con la gris e imponente fachada.
Cada vez más, mis pasos se tornaron rápidos, encaminados con premura inhalados por un algo misterioso que me acercaba a ella sin poder evitarlo, la distancia se hizo escasa, solo faltaban unos metros para llegar ante una puerta con aspecto funesto, un aspecto de antaño, alejado de tiempos modernos.
De repente me encontré allí parado ante tal derroche de ingenio pasado, observando, como una pequeña luz tímida, sumisa ante la noche, intentaba dar un golpe de efecto al pequeño cartel de letras parduscas escritas por una mano certera donde no sin esfuerzo pude dilucidar un nombre "el café".

Un nombre que no invitaba a una entrada prematura al supuesto local, si no, a un rechazo agónico por el posible estado de este.
La puerta se abrió de repente, una pareja arrogante de rasgos marcados jugueteaba en medio del paso entre yo y el misterioso garito; Sin duda salían contentos, alegres, tal vez por la magia del momento; tras unas miradas y un gesto de simple saludo, pude obtener vía libre hacia el interior del local.
Sentía una cálida sensación al adentrarme en el, oía voces distendidas, diáfanas por una distribución perfecta mente estudiada de un mobiliario sobrio de marcado acento funcional, lejos de todo reflejo de frialdad de una fachada etrusca carcomida por los años.

Me encamine al fondo, donde encontré una barra curvilínea, vestida de cuero negro rematada en remaches plateados, coronada de fina caoba, barnizada en betún de Judea imprimiéndole un toque elegante y cercano.
-¿Que te pongo?
- aquel tono de trato familiar actuó como un resorte en mi, era cálido, acogedor; no pude más que fijar mi atención en aquel rostro vestido en su mitad por un velo de pelo claro, me detuve, mientras observaba…
-¿Que quieres tomar? ¿Te pongo algo?

Me dijo sonriendo, aquella sonrisa era maravillosa, y creo que ella era consciente de ello y sabia como utilizarla.Con voz temblorosa susurre "un café por favor", rió y dando media vuelta se dirigió hacia la máquina de café, su risa ilumino un rostro de perfecta redondez, confiriéndole un carácter familiar que sumado a su voz ejercían en mi una sensación extraña, pero placentera, de extrema tranquilidad interior.

-Aquí tiene su café caballero, ¿desea usted algo más…?

Sonó en un tono irónico. Ella permanecía inmóvil ante mí, me di cuenta que me estudiaba como queriendo acaparar ese instante, tenía que hablar, pero, de que, hablaría quizás del ambiente que se respiraba en el café o tal vez de su dulzura, su belleza, que machacaba impunemente mi pecho dejándolo falto de aire...

-¿Es la primera vez que vienes por aquí?

Oír su voz fue para mí un alivio, un dejar de pensar en que decir, en qué hacer, ella se percato de esto y simplemente me dio pie para demostrar algo.

- ¿No te he visto nunca por aqui y tampoco pareces de esta ciudad?

Insistió de nuevo al ver mi tardanza en dar una contestación simple y sencilla. Armado de valor, incluso, para mirarla a sus ojos; ojos profundos de color de miel; me sentí dispuesto a responder con unas frases hechas y sencillas.

-Pasaba por aquí y la verdad no sé cómo he llegado a parar en este café, nunca antes había estado en el, pero una vez dentro resulta muy agradable.

Una risa broto casi al unisonó cortando la tirantez del momento relajando nuestros rostros, tiñendo el suyo de tonalidades rojizas que recuerdan el atardecer, donde el sol se pierde dentro de una fina línea entre el cielo y el mar dibujando destellos de color de fuego.Sentía las manos sudorosas.

-la verdad, me gusta todo lo que he visto en el café.
- ¿Todo lo que has visto?

Me pregunto en forma coqueta refiriéndose a ella misma como parte armónica de aquel local, yo le respondí con una dilatada sonrisa.
- si me gusto todo, pero, particularmente aquello que se encuentra ante mis ojos, no estoy acostumbrado a entrar en locales, y esta situación me resulta un tanto incomoda, no quiero dar la impresión de ser un ligón de barra, un astuto callejero el cual conoce todo rincón dedicado a su coto particular de caza, o tal vez un joven cuyas hormonas se encuentran a la busca y captura de todo aquello que suponga un alivio momentáneo a su premura.

-Perdón, no pretendía ofenderte y mucho menos colocarte una etiqueta que advierta de la presencia de un ligón, solo me protegía. Ella miraba aquel rostro, de semblante tranquilo que dejaba entrever una sonrisa de tipo confiado y mundano, oculto quizás bajo la sombra de unos ojos profundos y un alma encubierta dentro de aquel aspecto desvergonzado de ciudad.





Escrito por metro y lyria
continuara









miércoles, 10 de diciembre de 2008

Quizas la luna










Quizás la luna, lejana y blanca, con su luz, y su mágica influencia sepa alumbrar los pasos hacia el lugar correcto.

He perdido el rumbo bajo mis pies, palpo a través de la oscuridad, estoy cansada de un recorrido en vano, algo se escucha en la noche algo misterioso como una campana en mitad de una tierra de nadie, suena a metal y también al sonido hueco de un silencio interrumpido.

Las rugosas piedras de un pasado como eslabones de tiempos perdido, se perfilan ante mi. Es una noche luminosa allí parece que las estrellas brillan con más fuerza, distingo muros y columnas que rodean un espacio abierto, piso la hierba fresca casi de escarcha con los reflejos de plata que le da la luna.

Por fin… encuentro un hueco por donde me cuelo, todo se impregna de un aroma áspero, de un aroma de hierbas y madera, de velas encendidas…a lo lejos, sus llamas débiles apenas alumbran unos metros. Estoy demasiado cansada para distinguir formas, siluetas, contrastes.

Un espejo en mitad de la estancia me devuelve el rictus de mis labios de un carmín negro, oscuros los ojos en la noche como aureola de cansancio y debilidad.


El espejo refleja una simetría de libros empolvados de tiempo y telas de arañas van marcando los límites del abandono, como un muro cerrado que nadie había logrado franjear.
Me detuve ante aquella impresionante hilera de manuscritos, el reflejo de la luna azul, caía alumbrando aquel espacio tan particular como misterioso. Intente leer algo, pero no lo entendí.

“Si no encuentro ese metal, pronto dejaré de sentirme viva y me ocultaré
para siempre, tras el espejo del que salí”

Oigo pasos que llegan, lamentos, debilitadas voces... debo huir, esconderme… para descubrir si esto es preámbulo de mi suerte o si debo escapar a toda prisa.
Desde la ventana labrada de mosaicos de cristal no pueden verme, son tres personajes, se distingue sus sombras en la madrugada que pronto empezará a amanecer..

Algo se escucha como moneda que cae al suelo, después silencio y pasos que se alejan

“El dinero mendigo o caballero”

Me sentía partida entre dos mundos, por un lado agonizaba y por otro empezaba de nuevo a latir en la aventura de sentirme viva pero hacia tanto frió.

Escuche voces, y las tuve que retener y me tuve que ocultar. Las manos heladas y el corazón en un puño.

Lentamente me venció el sueño unos instantes. El alba despuntaba cuando abrí los pesados y terrosos ojos. Sin apenas fuerzas me incorpore y baje las escaleras casi arrastras. Algo me detuvo, algo que se movió a mi lado y una voz debilitada casi sin fuerzas me dijo: Ven!!
Sentí opresión en mi brazo, y miré, un extraño montón de harapos que se acercaba a mi...ayúdame a huir!!


Vi una extraña expresión en aquellos trapos harapientos, pelo enmarañado pero ojos luminosos, no podía decir una palabra me castañeaban los dientes, de frío y miedo todo ocurrió despacio pero sin perder tiempo - Empuja conmigo la puerta, está demasiado fuerte para mí

Vine a buscar algo...le dije confiando en él, se volvió hacia mí, me miró a los ojos, y mientras la puerta se abría lentamente, me dijo sonriendo, primero la libertad
!!

martes, 9 de diciembre de 2008

Libretus-Poëm




Un brindis por ellos..Escritores, Filosofos, Marginados, Músicos, Renegados
Poetas, Pintores, desterrados, Cómicos, Soñadores, y demás especies.

Desde esta sección queda abierta la puerta a sugerencias de literatura, en todas las modalidades:



Libros para leer:

"El jardín de los cerezos" de Antón Chéjov
"Retrato de un artista adolescente", y "Ulises" de James Joyce
"El castillo" "cartas al padre", y la "metamorfosis" de Franz Kafka
"Un Mundo Feliz "de Aldous Huxley
"El alma buena de Tse chua" de Bertolt Brecht
"El Extranjero" de Albert Camus
"Siddartha " Herman Hesse
Cronicas Marcianas, de Ray Bradbury
"Juan Salvador Gaviota"Richard Bach
"Manual del Guerrero de la luz"Paulo Coelho
"El principito" Antoine De Saint Exúpery
"El Caballero de la armadura oxidada"Robert Fisher
"El nombre de la Rosa" Umberto Eco
"La tabla de Flandes" A.Peréz Reverte
"El Lobo Estepario" Herman Hess
"Los pilares de la tierra" de Ken Follett.
"El Ocho" Catherine Neville
"El Alquimista" Paulo Coelho
"De amor y de odio" Isabel Allende
"La casa de los espiritus"Isabel Allende
"Un mundo sin fin" Kent Follet
"Los peces de la amargura" de Fernando Aramburu
El Hobbit (J. R. R. Tolkien)
"Cinco horas con Mario" De Miguel Delibes
Obras escogidas de Ana Maria Matute
"El Escarabajo verde" Philipp Vandenberg
El juego del Angel de Carlos Ruiz Zafón
"El Médico" "El Chamán" de Noan Gordón
"El Ultimón Catón" Matilde Asensi.
"La Catedral del mar" de Idelfonso Falcones
"El Señor de los anillos"de R.R Tolkien
"La sombra del Viento" de Carlos Ruiz Zafón
"La abadia profanada" de Montserrat Rico Góngora
"Tokio Blues" de Haruki Murakami
"El Castillo" de Franz Kafka"
El amor en los tiempos del colera" Gabriel garcia marquez
"Cien años de soledad" G. G. Marquez)
"Las venas abiertas de America" Eduardo Galeano
"Sobre heroes y tumbas" Ernesto Sabato
"Rayuela" Julio Cortazar
"Cartero" Charles Bukowsky

El gramófono

Desde este blog, la sección "El Gramófono", para toda clase de sugerencias musicales:

Bob Dylan, Pink Floyd, Neil Young, Pau Riba,
Jaume Sisa, David Bowie, The Animals Led Zeppelin,
Ottis Redding, Luis Eduardo Aute, Jimmy Hendrix, The Doors, Joan Manuel Serrat, Jimi Hendrix, Jefferson Airplane, Van Morrison, Stevie Wonder, Aretha Franklin, Leonard Cohen, Frank Zappa, Patti Smith, Al Tall , lluis llach, Sau, Stratovarius, Supertramp, L´ham de foc, Radiohead,Muse,Camel,Nirvana,U2, Lorenna Mckennitt,Silvio Rodriguez, Adriano Celentano, Gwendal, Beatles, Burman flash, Janis Joplin, Bill Haley, Cat Stevens, Luar Na Lubre,Los pequenikes, Scorpions,jethro tull, etc

...!!, Cuando acabe la canción si cerrais se cierra la página, mejor volver atrás
Gracias

http://www.youtube.com/watch?v=jq4LRkD4178 (BobDylan)

http://www.youtube.com/watch?v=GNhujnE4Y1c (Sau)

http://www.youtube.com/watch?v=itwbs-AQrjI&feature=related (Jethro Tull)




¡¡Bienvenido a la tribu...!!

Pasa y ponte cómod@..
y si aún no de te decides, busca una máscara... que el baile empieza!!