martes, 23 de diciembre de 2008

"La casa vella"

Hace tiempo, tampoco mucho, jajjja… frecuentábamos una asociación juvenil de barrio. Imagino que muchos de vosotros también las conoceréis, pues es el equivalente a casas culturales, en barrios de la periferia de las ciudades.
La mayoría éramos estudiantes, o monitores, y trabajábamos también, que hay que ver para todo lo que daba el día.


Vivíamos cerca unos de otros, pero algunos vivían en un barrio de las afueras, un
barrio pobre, y con escasez de muchos adelantos con los que la ciudad si contaba.
Por aquel entonces un barrio de aquellas características estaba marginado y alejado de cualquier vestigio cultural, así que decidimos que necesitábamos un local para nuestro punto de encuentro.


Encontramos ayuda por parte de familias que veían la desmotivación de sus hijos por cualquier tema y empezaban a dejar de asistir a sus clases y a encarrilarse en las filas de la delincuencia.
Sus padres nos apoyaron en todo momento y así fue como la asociación juvenil salio adelante, y fue la pionera en muchos kilómetros a la redonda.
Bueno, éramos pobres que le íbamos a hacer, así que para costearlo todo, hicimos mil y un proyecto.
Recuerdo que teníamos un grupo de música, otro de teatro, y uno de lectura, escritura y cine, en fin, que aquella antigua casa que nos alquilaron a bajo precio, (jajjja tampoco estaba en muy buenas condiciones) se convirtió en el palacio de la cultura. (“la casa vella”, como la llamábamos entre nosotros)


Unas navidades decidimos engalanar la casa de navidad, pero teníamos poco dinero y la casa era enorme, así que, compramos papeles de colores, purpurina dorada y recogimos hierbas y ramas… quedo genial!!
Ramas de verde con bordes perfilados de dorado, papeles con diferentes formas colgados por las paredes, y varias guirnaldas cruzando de pared a pared, pusimos globos, y la verdad que quedo muy original también nos disfrazamos y nos pintamos, y abrimos un pequeño bar para recaudar dinero, lo cierto que era entrañable, ver a los padres bailando al son de aquella antigua balada en el viejo tocadiscos, también la sorpresa de que aquello se empezó a llenar de gente que no conocíamos, y al final se nos acabaron las consumiciones, y la gente iba a su casa a traer lo que fuera.


Era un fin de año diferente, porque estábamos todos juntos, mayores, jóvenes, monitores, vecinos, etc.
Las 12, las tocamos a las 12 menos 5, jajja porque allí no había tele, y los relojes marcaba cada uno una hora diferente…el tam..tam de las campanas era plam…plam..de globos, y luego descorchamos la sidra, porque era más barata que el cava.


Luego los bailes típicos de la yenka el twist el sirtaki, la conga, el tren, el chocolatero, en fin, canciones típicas, sin olvidar algunas más cañeras del momento.
Alguna que otra salida afuera a pasar frió y ver las estrellas, cuando habían pocas
farolas para todo el barrio, y la luna se reflejaba todavía en el río.

La noche se alargaba, y se bailaba y se acaramelaban las parejitas de adolescente, también los típicos celitos de no me quites a mi nena, el rato confesionario de uno que tenia problemas en casa o con su pareja, y la declaración de principios del matón del grupo, jajjaa diciendo que el era malo, porque era malo, sin olvidar como intentaban meterse mano con la excusa del baile o lo dulce que se volvían lanzándose besos de mariposas cuando nadie les veía.(Como iban las hormonas colegas!!)


A las 2 de la madrugada, escuchamos que se paran unas motos en la puerta y era la poli, jajjjaa alguien de algún partido cuyo nombre no quiero recordar ni hacerle publicidad no se que clases de ilegalidades les contó que haciamos, no quiero ni imaginar la cara de kablón que tendría el susodicho, pero en fin, que la poli, comprendió que era un malentendido, y pidiéndonos disculpas se largaron.
Después quedamos solo el grupo de amigos de la “casa vella”, y fue todo más relajado, la chimenea seguía ardiendo, y nos pusimos a bailar lento con nuestros chicos, que eran los más maravillosos del mundo.


De madrugada casi amaneciendo aun quedaban fuerzas de cantar acompañados por lo suaves acordes de una guitarra, sentados, en semicírculo, mientras ya la el fuego iba lento apagándose, y nosotros íbamos recogiendo un poco aquello para salir a tomar un chocolate calentito y irnos un rato a casa a descansar.

Queda muy lejano, pero siempre recuerdo con mucho cariño ese fin de año, no es que parecía que nos queríamos comer el mundo, es que nos lo comimos, eso si, con doce sorbos de sidra, que al final las uvas no aparecieron por ninguna parte.

“La casa vella” ahora es un local de ensayo, (según tengo entendido)
Pienso que la cultura si abre las puertas de la vida y del corazón de las personas.

lyria











7 comentarios:

  1. Ese día para mi era triste, pero me estas enseñando que puede ser maravilloso, solo tienes que estar con la compañía idónea, que no es mas que con quieres estar. Pero te diré que el aprendizaje es lento pues el desanimo es fuerte. Antes estaba asumido, ahora hay dudas, desaparecer como un caracol es lo mío, tal vez tenga miedo de sentir dolor o necesito el dolor para sentirme vivo…

    Permíteme permanecer anónimo ante el mundo.

    ResponderEliminar
  2. Lyria:
    Te deseo una Navidad llena de nuevos sueños, grandes ilusiones y mucho amor para compartir con todos los que te rodean.
    Abrazos navideños..y Feliz Navidad!!

    ResponderEliminar
  3. Anónimo,a veces todos sentimos ese impulso de huir, o meternos en nuestra propia piel,para escapar de cosas ingratas.Esa actitud a mi me parece positiva..y tener un anónimo entre nosotros le da un toque de misterio..
    Un beso-lyria

    ResponderEliminar
  4. hola Ly, feliz navidad!! y espero que sean unos dias estupendos con las personas que quieres y disfrutes de tu tiempo y de lo que te rodea, con ilusión, paz, amor, cariño, etc. Un beso-lyria

    ResponderEliminar
  5. ¡Que recuerdos Lyria!
    Nosotros no teníamos ninguna casa de reunión.En Navidades todos ibamos de casa en casa .Mi madre en casa de la del cuarto,mi hermana en el tercero,en mi casa el del primero,jajajaLo pasábamos genial.Pero....aquello acabó y ahora cada uno va a lo suyo.
    Un besazo.Sherezade.

    ResponderEliminar
  6. Sherezade, es cierto, era muy entrañable ese contacto con las personas que rodeaban nuestro mundo. Quizás por eso en estas fechas siempre recuerdas de una forma especial a todos los que han formado parte de tu vida.
    Un beso-lyria

    ResponderEliminar