martes, 11 de mayo de 2010

Día de lluvia

Ven!!- te digo desde la cama medio deshecha. Te acercas somnoliento todavía a las siete y tres minutos. La casa huele a café, a abrazos de media noche, a ganas de estar besándonos todavía.

Ven ¡!– te digo de nuevo- está lloviendo.., quédate hoy conmigo!!
Te hago una mueca de suplica y deseo, me muero de ganas de poder rozarte tocarte, mimarte, acariciarte entero. De acercarme y abrazarte hasta inhalarte por completo y poder seguir respirándote hasta que regreses.

Te arrimas con esa sonrisa que los días de lluvia saben poner en tus labios, y me los comería enteritos, y me incrustaría en tus costados hasta que nuestra piel gimoteara de placer y el deseo no saliera ardiente por el iris, y nuestra mirada se encajara intensa en la del otro.

Estamos tan cerquita que puedes notar mi piel abrazándote los electrones

Lentamente me acaricias. Silencio en los labios y susurro en los ojos, me vuelvo loco si no estoy contigo, me dices, sin dejar de mirarme y si ahora mismo no nos damos las ganas seré incapaz de coordinar el día, que no va a amanecer aunque me traigas el sol o me lluevas hasta que vuelva.


lyria

1 comentario:

  1. Que pasión. Yo no dudaría en quedarme. ¿Acaso se puede hacer algo mejor?jeje


    Besotess

    ResponderEliminar